Estrellas fugitivas van a la velocidad de una bala



Un total de 14 jóvenes estrellas que vuelan a través de nubes de gas como balas, creando brillantes estructuras en puntas de flecha y colas de gas reluciente, han sido reveladas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA. Representan un nuevo tipo de estrellas fugitivas, dicen los científicos.

El descubrimiento de estras veloces estrellas por Hubble, anunciado en la 213 reunión de la Sociedad Astronómica Americana, llegó como algo totalmente inesperado para los astrónomos que las encontraron.





“Creemos que hemos encontrado una nueva clase de estrellas brillantes intrusas de alta velocidad”, dijo el líder del estudio Raghvendra Sahai del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. “Encontrar estas estrellas es una completa sorpresa debido a que no las estábamos buscando. Cuando vimos las imágenes, dije ‘Wow’. Esto es como una bala acelerando a través del medio interestelar”.

Las estructuras en forma de punta de flecha, o arcos de choque, visto en frente de las estrellas se formó cuando los potentes vientos estelares de las estrellas (flujos de gas neutro o cargado que fluyen desde las estrellas) impactan en el denso gas de alrededor, como una lancha a motor empujando el agua de un lago.

Estrellas juveniles

Los potentes vientos estelares sugieren que las estrellas son jóvenes, sólo de unos pocos millones de años de antigüedad, concluye el equipo. La mayor parte de las estrellas producen vientos estelares cuando son muy jóvenes o muy viejas; y sólo las estrellas muy masivas (con masas mayores que 10 veces la del Sol) pueden mantenerse generando estos vientos a lo largo de sus vidas.

Pero los objetos que Sahai y su equipo han encontrado no son muy masivos, dado que no tienen brillantes nubes de gas ionizado a su alrededor. Parecen ser estrellas de tamaño medio de hasta 8 veces la masa del Sol.

LA juventud de las estrellas también se evidencia por el hecho de que la forma de las nebulosas alrededor de las estrellas moribundas es muy distinta a lo que vemos alrededor de estas estrellas encontradas por el Hubble, y las estrellas viejas casi nunca se encuentran dentro de densas nubes estelares, tal y como están estas estrellas.

Fugitivas

Los arcos de choque que crean estas estrellas en esas nubes interestelares podrían tener de 160 mil millones a 1,6 billones de kilómetros (el equivalente a 17 veces el diámetro del Sistema Solar, más allá de la órbita de Neptuno).

Estos arcos de choque indica que las estrellas están viajando rápido, más de 180 000 km/h con respecto al denso gas en el que se encuentran – aproximadamente cinco veces más rápido que las estrellas jóvenes típicas.

Sahai y su equipo cree que las estrellas jóvenes son fugitivas que fueron lanzadas desde los cúmulos en los que nacieron.

“Las estrellas de alta velocidad probablemente fueron expulsadas de sus hogares, que probablemente fueron cúmulos estelares masivos”, dijo Sahai.

Existen dos escenarios posibles para cómo pudo suceder esta expulsión estelar: Una forma es si una estrella de un sistema estelar binario explotase como supernova y la compañera fuese lanzada. Otra es una colisión entre dos sistemas estelares binarios o un sistema binario y una tercera estrella. Una o más de estas estrellas podrían hacer capturado energía en la interacción y escapado del cúmulo.

Suponiendo que la fase joven de estas estrellas dura sólo un millón de años y que las estrellas viajan a una velocidad de 180 000 km/h, han viajado aproximadamente 160 años luz, dijo Sahai.

La punta del iceberg

Las estrellas observadas por Sahai y su equipo no son las primeras fugitivas estelares que han encontrado los astrónomos. El Satélite Astronómico Infrarrojo (IRAS) captó unos objetos similares a finales de la década de 1980.

Pero esas estrellas produjeron unos arcos de choque mucho mayores que los encontrados por el Hubble, lo que sugiere que son estrellas más masivas con vientos estelares más potentes.

“Las estrellas de nuestro estudio probablemente tienen una masa menor, y/o menor velocidad que sus homólogos masivos con arcos de choque detectados por IRAS”, dijo Sahai. “Creemos que las estrellas fugitivas masivas observadas antes son sólo la punta de iceberg. Las estrellas vistas con Hubble pueden representar al grueso de la población, tanto por que hay muchas más estrellas de menor masa habitando el universo, como porque un número mucho mayor están sujetas a velocidades de salida modestas”.

Estas estrellas renegadas no son fáciles de encontrar debido a que “no sabes dónde buscar debido a que no puedes predecir dónde irán”, explicó Sahai. “Por lo que todas ellas han sido encontradas de manera fortuita, incluyendo las 14 estrellas encontradas por Hubble”.

Sahai y su equipo en realidad estaban buscando nebulosas pre-planetarias, las viejas estrellas hinchadas a punto de despojarse de la mayor parte de sus capas antes de convertirse en brillantes nebulosas planetarias.

Los astrónomos están planeando siguientes estudios para buscar más intrusos, así como estudiar qué efecto tienen sobre el gas que las rodea.

“Una de las cuestiones que generan estos llamativos encuentros es qué efecto tienen sobre las nubes”, dijo el miembro del equipo de estudio Mark Morris de la Universidad de California en Los Ángeles. “¿Es un destello insignificante globalmente, o los potentes vientos de estas estrellas agitan las nubes y por tanto frenan la evolución de la formación de otra generación estelar?”

Fuente | Ciencia kanija

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si la entrada te resultó interesante o quieres comentar algo respecto a la noticia, puedes dejar aquí tu comentario

Entradas Relacionadas

 
ir arriba