Primera molécula orgánica detectada en un exoplaneta


El Telescopio Espacial Hubble ha detectado por primera vez una molécula orgánica en la atmósfera de un exoplaneta. Se trata de un paso importantísimo en la búsqueda de señales de vida en algún planeta ajeno a nuestro Sistema Solar. La molécula hallada por el Hubble es metano, el cual bajo circunstancias adecuadas puede jugar un papel fundamental en la química prebiótica, reacciones químicas consideradas necesarias para que surja la vida tal como la conocemos en la Tierra.

Noticia tomada de:

Imagen: ilustración artística del planeta extrasolar HD 189733b con su estrella parental surgiendo furtivamente sobre la orilla superior. Los astrónomos detectaron metano y vapor de agua en la atmósfera de este planeta de tipo joviano al observar cómo la luz de la estrella se filtra a través de la atmósfera.

Este valioso descubrimiento demuestra además que el Hubble y otros prometedores observatorios espaciales, como el Telescopio Espacial James Webb (NASA), cuentan con la capacidad necesaria para detectar moléculas orgánicas en planetas que orbitan otras estrellas mediante espectroscopía, método consistente en separar la luz en sus componentes fundamentales para identificar la "firma" de los compuestos químicos.

El hallazgo se produjo tras una serie de extensas observaciones realizadas en Mayo de 2007 a bordo del Hubble con el espectrómetro NICMOS (Near Infrared Camera and Multi-Object Spectrometer) que también confirmaron la existencia de moléculas de agua en esa atmósfera planetaria, descubrimiento ya realizado con anterioridad por el Telescopio Espacial Spitzer, perteneciente también a la NASA. Ahora pues no persiste ninguna duda sobre la presencia de vapor de agua en este lugar.

Imagen: espectro de absorción del metano en el exoplaneta HD 189733b. En el eje horizontal se representa la longitud de onda de la luz estelar y en el eje vertical, el porcentaje de absorción a una longitud de onda determinada. A la derecha líneas de absorción que delatan la presencia de metano.

El planeta denominado 189733b, del que se ha averiguado que contiene metano y agua en su atmósfera, se localiza a 63 años-luz hacia la constelación de Vulpécula. Es tan masivo y caliente que no se considera un buen lugar para la vida, y tan cercano a su estrella parental que completa cada órbita en unos dos días. Este tipo de objetos, a los que se conoce también como Hot Jupiters ("Jupiters calientes") tienen un tamaño similar al del gigante del Sistema Solar pero sus órbitas se aproximan más a la estrella central que el pequeño planeta interior Mercurio del Sistema Solar. La atmósfera de HD 189733b hierve a más de 900ºC, aproximadamente la temperatura de fusión de la plata.

Aunque este planeta no tiene una temperatura adecuada para albergar vida, tal como la conocemos, esta observación pone a prueba con resultados muy positivos la posibilidad de que la espectroscopía finalmente pueda aplicarse en un planeta de tipo terrestre más frío y potencialmente habitable que orbite una estrella enana roja. El objetivo final de estos estudios es identificar moléculas prebióticas en las atmósferas de planetas extrasolares que orbiten en la "zona habitable" del entorno de otras estrellas, donde la temperatura permite la existencia de agua en estado líquido.

Imagen: localización celeste de la estrella HD 189733.

Las observaciones fueron realizadas a medida que el planeta HD 189733b pasaba por delante de la estrella desde nuestro punto de vista, lo que los astrónomos denominan tránsito. Cuando la luz estelar de HD 189733 atraviesa brevemente la atmósfera a lo largo de la orilla del planeta, los gases de esta atmósfera imprimen unas señales características en determinadas longitudes de onda.

Los astrónomos se mostraron muy sorprendidos al encontrar más metano en el planeta que el predicho por los modelos para un "Júpiter caliente", lo que indica lo mucho que queda por conocer aún sobre las atmósferas de los exoplanetas. Todas estas medidas suponen un gran paso hacia el objetivo final de determinar las condiciones, temperatura, presión, vientos nubes... y la química de los planetas donde la vida podría existir. La espectroscopía infrarroja se ha revelado como la llave fundamental para estos estudios porque es el mejor método para detectar moléculas.

Noticia tomada de:

http://www.astroenlazador.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si la entrada te resultó interesante o quieres comentar algo respecto a la noticia, puedes dejar aquí tu comentario

Entradas Relacionadas

 
ir arriba