La loca inclinación navideña de Saturno


Usted mira a través del telescopio. Parpadea. Sacude su cabeza y mira otra vez. El planeta que esperaba ver por el ocular no es el que verdaderamente esta allí. ¿Demasiado ponche de huevo?

No, es sólo la loca inclinación navideña de Saturno.

Durante todo el año, los anillos de Saturno han estado inclinándose hacia la Tierra y ahora se encuentran casi perfectamente horizontales. El ángulo de apertura es tan fino como una hoja de papel, apenas 0,8o. Vistos de costado, los anillos, que normalmente lucen anchos y brillantes, se han convertido en una línea de sombras que divide los dos hemisferios de Saturno –una escena de peculiar belleza.

El astrónomo aficionado Efraín Morales Rivera, de Aguadilla, Puerto Rico, ha estado monitoreando a Saturno y ha creado la siguiente imagen compuesta para mostrar cómo ha cambiado su geometría:




Los astrónomos llaman a este fenómeno “cruce de planos anulares”. A medida que Saturno da vueltas alrededor del Sol, periódicamente (una vez cada 14 o 15 años) va inclinando sus anillos hacia la Tierra. Como los anillos son tan delgados, pueden desaparecer del campo visual de un telescopio casero. Justo en el momento del cruce, Saturno experimenta una asombrosa metamorfosis. El anillado planeta se transforma en una solitaria bola de gas, casi irreconocible: fotografía tomada por el telescopio Hubble.

(Apunte histórico: Poco después de que Galileo descubriera los anillos de Saturno, en 1610, éstos desaparecieron precisamente de esa manera. Galileo no comprendió la naturaleza de los anillos y el acto de desaparición lo confundió enormemente. No obstante, su intuición relacionada con la física triunfó. “Ya volverán”, predijo, y sin haber sabido nunca por qué, tuvo razón.)

Sin embargo, todavía no estamos en ese punto. El ángulo de apertura no será exactamente 0o hasta el 4 de septiembre de 2009. Pero no se moleste en marcar su calendario. Saturno estará tan cerca del Sol que nadie podrá ver cómo se desvanecen sus anillos en un abrir y cerrar de ojos.

El mejor momento para observarlos es ahora.

El ángulo de apertura de 0,8o, en la Navidad de 2008, continuará siendo el ángulo mínimo durante cierto tiempo. En enero de 2009, los anillos comenzarán a abrirse de nuevo, una inversión pasajera causada por los movimientos orbitales de la Tierra y de Saturno. Ya cuando empiecen a desaparecer otra vez, en el verano de 2009, Saturno estará acercándose al Sol; mirar a través de un telescopio entonces será peligroso. El próximo cruce de planos anulares que se pueda observar fácilmente no ocurrirá sino hasta el año 2038.

De modo que despierte antes del amanecer del 25 de diciembre, apunte su telescopio hacia la “estrella” dorada en Leo, y contemple la loca inclinación navideña de Saturno: mapa del cielo.

Fuente | NASA


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si la entrada te resultó interesante o quieres comentar algo respecto a la noticia, puedes dejar aquí tu comentario

Entradas Relacionadas

 
ir arriba