Un brillante racimo de estrellas



Para los astrónomos del Observatorio Europeo del Sur (ESO), las fiestas llegan en la forma de una fantástica nueva imagen. Muestra el gas alrededor de la región conocida como NGC 2264, un área del cielo que incluye las brillantes joyas azules del cúmulo estelar "Árbol de Navidad".






NGC 2264 yace a 2600 años luz de la Tierra en la constelación Monoceros, el Unicornio, no muy lejos de la más familiar figura de Orión, el Cazador. La imagen muestra una región de espacio de unos 30 años luz de diámetro.



William Herschel descubrió este fascinante objeto durante su sondeo de los cielos, a finales del siglo XVIII. Notó primeramente el brillante cúmulo en enero de 1784 y la parte más brillante de las más elusivas nubes de gas en Navidad dos años después. El cúmulo es muy brillante y puede ser fácilmente visto con binoculares. Con un pequeño telescopio (cuyas lentes harán ver la imagen dada vuelta) las estrellas hacen recordar las brillantes luces en un árbol de navidad. La deslumbrante estrella en la cima es incluso más brillante, como para ser observada a simple vista. Es un masivo sistema estelar múltiple que emergió del gas y polvo hace unos pocos millones de años.

Además del cúmulo hay otras estructuras interesantes y curiosas en el gas y polvo. En la parte inferior, el oscuro triángulo es la Nebulosa del Cono, una región de gas molecular inundada de la potente radiación de los miembros más brillantes del cúmulo. La región a la derecha de la estrella más brillante posee una textura que asemeja a una piel, por lo que se la ha denominado Nebulosa de la Piel de Lobo.

Gran parte de la imagen aparece en rojo porque las gigantescas nubes de gas están brillando bajo la intensa luz ultra-violeta de las energéticas estrellas jóvenes. Las estrellas mismas aparecen azuladas al ser más calientes, jóvenes y masivas que nuestro Sol. Parte de esta azulada luz está siendo escarbada por el polvo, como se observa en la parte superior de la imagen.

Esta intrigante región es un laboratorio ideal para estudiar la formación de estrellas. El área mostrada aquí es sólo una pequeña parte de una vasta nube de gas molecular que está en proceso de formar nuevas generaciones estelares. Además de los espectaculares objetos visibles, hay otros escondidos en la nebulosa. En la región entre el vértice de la Nebulosa del Cono y la estrella más brillante en la cima de la imagen hay varias zonas donde están naciendo estrellas. Hay evidencia de intenso viento estelar de estos jóvenes embriones.

La imagen, incluyendo al cúmulo Árbol de Navidad, fue creada de imágenes tomadas con la cámara WFI en el telescopio Max-Planck en el Observatorio La Silla, en Chile.

Fuente | Ultimas noticias del cosmos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si la entrada te resultó interesante o quieres comentar algo respecto a la noticia, puedes dejar aquí tu comentario

Entradas Relacionadas

 
ir arriba