M101, por Hubble, Chandra y Spitzer

mágenes celestes: NGC 4547 o M101, la galaxia del Molinete, vista en rayos X, en el infrarrojo y en luz visible.

M101_por_Hubble,_Chandra_y_Spitzer

M101 observada por los telescopios espaciales Hubble, Chandra y Spitzer.

© NASA

Esta imagen de la galaxia espiral Messier 101, también conocida como NGC 4547 o galaxia del Molinete, es una composición de vistas obtenidas con el Telescopio Espacial Spitzer, el Telescopio Espacial Hubble y el Observatorio Chandra de rayos-X. Cada una de las longitudes de onda muestra aspectos diferentes de los objetos celestes, y a menudo revela nuevos objetos que no podrían ser estudiados de otra forma.

El color rojo muestra la visión de Spitzer en luz infrarroja. Resalta el calor emitido por franjas de polvo en la galaxia donde pueden formarse estrellas.

El color amarillo es la visión del Hubble en luz visible. La mayor parte de esta luz proviene de estrellas, las que trazan la misma estructura espiral de las franjas de polvo.

El color azul muestra la visión de Chandra en rayos-X. Entre las fuentes de rayos-X se incluyen el gas a una temperatura de millones de grados, estrellas en explosión, y material en colisión alrededor de agujeros negros.



Una imagen compuesta como ésta permite a los astrónomos ver como los rasgos observables en una longitud de onda se corresponden con otros vistos en otra. Es como mirar con una cámara común, unas gafas de visión nocturna y una vista de rayos-X, todo al mismo tiempo.

La NASA, M101 y el Año Internacional de la Astronomía

En 1609, Galileo dirigió por primera vez su telescopio hacia los cielos y así nació la astronomía moderna. Para conmemorar cuatrocientos años de exploración del universo, el año 2009 fue designado como Año Internacional de la Astronomía.

Telescopio_Spitzer

Telescopio espacial infrarrojo Spitzer.

Telescopio_Hubble

Telescopio espacial Hubble.

Observatorio_Chandra

Observatorio Espacial Chandra de Rayos-X.

Los Grandes Observatorios de la NASA, es decir, el Telescopio Espacial Hubble, el Telescopio Espacial Spitzer y el Observatorio Chandra de Rayos-X, destacaron la ocasión con la publicación de un conjunto de imágenes en más de cien planetarios, museos, centros naturales y colegios a lo largo y ancho de los Estados Unidos, en conjunción con la conmemoración del cumpleaños de Galileo el 15 de febrero de 2009.

Los lugares seleccionados develaron una impresión de aproximadamente un metro cuadrado de la galaxia espiral Messier 101 que combina la visión óptica del Hubble, la infrarroja de Spitzer y la de rayos-X de Chandra, en una única fotografía multi-longitud de onda. “Es como mirar con una cámara común, unas gafas de visión nocturna y una vista de rayos-X, todo al mismo tiempo”, dijo el Dr. Hashima Hasan, científico principal para el Año Internacional de la Astronomía en los Cuarteles Generales de la NASA en Washington.

Las instituciones participantes también mostraron un trío de imágenes de Messier 101 producidas por Hubble, Spitzer y Chandra. Cada una de las imágenes muestra una visión en longitud de onda diferente de la galaxia que ilustra no solamente las diferencias científicas descubiertas por cada uno de los observatorios, sino también cuanto ha avanzado la astronomía desde Galileo.

Messier 101 es una galaxia espiral que vemos de frente y que se encuentra a unos 22 millones de años-luz de distancia, en la constelación de la Osa Mayor. En muchos aspectos es similar a nuestra Vía Láctea, aunque más grande.

La imagen en luz visible del Hubble nos muestra remolinos de estrellas brillantes y de gas luminoso que dan a la galaxia su nombre de Galaxia del Molinete.

En contraste, la luz infrarroja de Spitzer escudriña dentro de los brazos espirales y revela el resplandor de franjas de polvo donde las densas nubes pueden colapsar para formar estrellas.

La fotografía en rayos-X de Chandra devela los rasgos de alta energía de la galaxia, tales como remanentes de estrellas que explotaron y de materia que cae hacia agujeros negros.

La yuxtaposición de las observaciones de estos tres telescopios proporciona una visión profunda de la galaxia, tanto para los astrónomos como para el público en general.

“Los asombrosos descubrimientos realizados por Galileo hace cuatro siglos se continúan hoy en día por los científicos que utilizan los observatorios espaciales de la NASA”, dice la Dra. Denise Smith, Directora de Proyecto en el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore, Maryland. “Los Grandes Observatorios de la NASA están distribuyendo impresiones enormes de imágenes espectaculares de modo que el público pueda compartir la exploración y las maravillas del universo”.

El Develado de Imágenes de los Grandes Observatorios Astronómicos del Año Internacional de la Astronomía es financiado por la División Astrofísica del Directorio de Misiones Científicas de la NASA. El proyecto es una colaboración entre el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial, el Centro de Ciencia de Spitzer y el Centro Chandra de Rayos-X.

Las imágenes individuales de los tres grandes observatorios espaciales

A continuación, se muestran las imágenes individuales que dieron origen a la composición principal que se ve al principio de este artículo, con un pequeño comentario para cada una de ellas.

M101_por_Spitzer

M101 por Spitzer.

M101_por_Hubble

M101 por Hubble.

M101_por_Chandra

M101 por Chandra.

Imagen Spitzer: M101 es una espiral giratoria de estrellas, gas y polvo, y tiene casi el doble de diámetro de nuestra Vía Láctea. La visión de Spitzer en el infrarrojo revela las delicadas franjas de polvo de la galaxia como filamentos de color amarillo verdoso. Estas densas nubes son el lugar donde se forman las estrellas.

En esta fotografía, el polvo calentado por la luz de estrellas jóvenes y calientes refulge en color rojo.

El resto de los cientos de miles de millones de estrellas de la galaxia son menos prominentes, y forman una neblina azul. Los astrónomos pueden utilizar la luz infrarroja para examinar esas nubes de polvo donde nacen las estrellas. Crédito por la imagen: NASA, Jet Propulsion Laboratory/Caltech, y K. Gordon (STScl).

Imagen Hubble: NGC 4547 tiene la forma de un panqueque visto desde arriba. Esta perspectiva muestra la estructura espiral que le da su nombre de Galaxia del Molinete. En esta imagen en luz visible del Hubble los conglomerados de color azul brillante son regiones donde se han formado nuevas estrellas; el núcleo amarillento está compuesto principalmente por estrellas viejas y las franjas marrón oscuro de polvo son regiones más frías y densas, donde las nubes interestelares pueden colapsar para formar nuevas estrellas.

Todos estos rasgos componen un bello patrón espiral por una combinación de gravedad y rotación. Los astrónomos utilizan la luz visible para estudiar donde y como se forman las estrellas en las galaxias espirales. Crédito por la imagen: NASA, ESA, K. Kuntz (JHU), F. Bresolin (University of Hawaii), J. Trauger (Jet Propulsion Lab), J. Mould (NOAO), Y.-H. Chu (University of Illinois, Urbana), y STScI.

Imagen Chandra: La Galaxia del Molinete, vista en rayos-X, muestra los rasgos de altas energías en objeto. Los rayos-X son creados generalmente en acontecimientos violentos y/o de altas temperaturas.

Los puntos blancos son fuentes de rayos-X entre las que se incluyen los restos de estrellas que explotaron así como el material en colisión a altas velocidades alrededor de los agujeros negros.
Los colores rosado y azul corresponden a la emisión proveniente de gas a millones de grados y de racimos de estrellas masivas. La emisión rosada indica rayos-X de energía más baja y la azul la de rayos-X de energía más alta.

Una de las razones por las cuales los astrónomos estudian los rayos-X de M101 es para comprender mejor como crecen los agujeros negros en las galaxias espirales. Crédito por la imagen: NASA, CXC y K. Kuntz (JHU).

Vía | El atril del Orador


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si la entrada te resultó interesante o quieres comentar algo respecto a la noticia, puedes dejar aquí tu comentario

Entradas Relacionadas

 
ir arriba