¿Hace mucho viento en Venus? Venus Express responde

El Espectrómetro Visual e Infrarrojo Térmico Generador de Imágenes (VIRTIS por sus siglas en inglés) ha estudiado la gruesa capa de nubes que rodea a Venus, recogiendo datos sobre los vientos

Es bien sabido que los vientos de Venus son extremadamente rápidos y potentes. Ahora, la Venus Express de la ESA ha confeccionado, por primera vez, una imagen en 3-D de los vientos venusinos en todo un hemisferio planetario.

El más potente investigador atmosférico jamás enviado a Venus, Venus Express, está en una órbita muy ventajosa alrededor del planeta y dispone de un conjunto de instrumentos único. La nave puede ver a través de las gruesas capas atmosféricas y obtener una imagen verdaderamente global.

”Vientos”
Circulación de los vientos en Venus© Crédito imagen: ESA (pulsar sobre la imagen para ampliarla)


La nave ha observado continuamente el planeta desde el inicio de las observaciones, en 2006, y ahora los científicos ya tienen suficiente información para empezar a construir una imagen completa de los fenómenos atmosféricos del planeta.

El Espectrómetro Visual e Infrarrojo Térmico Generador de Imágenes (VIRTIS por sus siglas en inglés) ha estudiado la gruesa capa de nubes que rodea a Venus, recogiendo datos sobre los vientos. El área estudiada abraza altitudes de 45 a 70 km por encima de la superficie y cubre todo el hemisferio sur, hasta el ecuador. Es por encima del hemisferio sur cuando la Venus Express alcanza el punto máximo de su órbita (aproximadamente 66.000 km), lo cual permite que los instrumentos obtengan una vista global.

”estudio”
Estudio de los vientos de Venus© Crédito imagen: ESA (pulsar sobre la imagen para ampliarla)

Agustín Sánchez-Lavega, de la Universidad del País Vasco en Bilbao (España) ha dirigido la investigación del mapeado en 3-D con datos del primer año de las observaciones de VIRTIS. “Nos hemos centrado en las nubes y en su movimiento. Seguirlas durante largos períodos de tiempo nos proporciona una idea exacta de la velocidad de los vientos que hacen que se muevan las nubes, y de los cambios en los vientos” ha declarado.

Hacer el seguimiento de las nubes en diferentes altitudes sólo es posible si el instrumento puede “ver” a través de la cortina de nubes. “VIRTIS opera en distintas longitudes de onda, cada una de las cuales penetra en la capa de nubes a una altitud diferente” añadió Ricardo Hueso, también de la Universidad del País Vasco, co-autor de los resultados. “Hemos estudiado tres capas atmosféricas y hemos seguido el movimiento de centenares de nubes en cada una de ellas. Esto no se había hecho nunca antes a escalas temporales y espaciales tan grandes, y con cobertura de múltiples longitudes de onda”.

En total, el equipo ha seguido 625 nubes a unos 66 km de altitud, 662 a unos 61 km de altitud, y 932 a unos 45-47 km de altitud, en las caras de día y de noche del planeta. Se obtuvieron imágenes de cada capa de nubes a lo largo de varios meses, durante entre 1 y 2 horas cada vez.

“Ahora sabemos que entre el ecuador y los 50-55º de latitud sur, la velocidad de los vientos varía mucho, entre unos 370 km/h a una altitud de 66 km hasta unos 210 km/h a unos 45-47 km de altitud” declaró Sánchez-Lavega.

“A altitudes superiores a los 65º, la situación cambia drásticamente; domina la enorme estructura en vórtice similar a un huracán presente en los polos. Todos los niveles de nubes se ven empujadas, de promedio, por vientos de la misma velocidad independientemente de la altitud, y la velocidad llega casi a cero en el centro del vórtice”.

Sánchez-Lavega y sus colegas han observado que la velocidad de los vientos zonales (que soplan paralelos a las líneas de latitud) dependen fuertemente de la hora local. La diferencia en el calor del Sol que alcanza a Venus por las mañanas y por las tardes, llamado efecto de marea solar, ejerce una gran influencia en la dinámica atmosférica y hace que los vientos soplen con más fuerza por las tardes.

De promedio, los vientos recuperan sus velocidades originales cada cinco días, pero el mecanismo que produce esta periodicidad necesita ser investigado más a fondo. “VIRTIS continúa con sus observaciones, y dentro de los próximos años esperamos comprender con más exactitud lo estables o variables que son los vientos venusinos en las capas superior e inferior de nubes” concluye Giuseppe Piccioni, del Istituto Nazionale di Astrofisica de Roma (Italia), co-Investigador Principal del instrumento VIRTIS.

Fuente | Astroseti


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si la entrada te resultó interesante o quieres comentar algo respecto a la noticia, puedes dejar aquí tu comentario

Entradas Relacionadas

 
ir arriba