Buscando estrellas que desaparecen



Un grupo de investigadores propone buscar estrellas que explotan como supernova, así como estrellas que simplemente desaparecen o supernovas fallidas. Esto revelaría una miríada de nuevos fenómenos astronómicos.




El estudio sería el primero en su tipo, de acuerdo a un reciente reporte en Astrophysical Journal.

“Cuando haces algo por primera vez, podrías encontrar algo que no esperabas”, dice el líder del estudio, Christopher Kochanek, de la Universidad de Ohio.

Cuando las estrellas mueren, sus núcleos colapsan y explotan. La mayoría de las estrellas liberan esta energía como una onda de choque hacia afuera que eyecta las capas exteriores de la estrella: una supernova. Esta es visible como un repentino brillo y una subsecuente atenuación de la estrella.





Sin embargo, algunas estrellas podrían simplemente apagarse, dicen los investigadores. Buscar a estas “novas fallidas” en sondeos de amplio campo permitiría a los astrónomos determinar cuán comunes son.

Para realizar el estudio sería necesario observar secciones del espacio de un radio de 10 megaparsecs (32.6 millones de años luz) para observar un millón de estrellas supergigantes. Como estas estrellas viven, aproximadamente, un millón de años, esto debería garantizar la observación de al menos una muerte durante el período del estudio.

Las estrellas “desaparecidas” podrían detectarse al fotografiar el cielo con una cámara de amplio campo adjunta a un telescopio de ocho metros de diámetro para intentar detectar la desaparición entre dos imágenes de la misma área del cielo.

Kochanek dice que su equipo ya comenzó la recolección de datos usando los espejos de 8.4 metros del Large Binocular Telescope en Arizona e intenta continuar sus observaciones regularmente durante un período de cinco años.

El sondeo podría ayudar a resolver modelos de formación de supernova. En el modelo estándar, las estrellas supergigantes (de 8 a 30 veces la masa del Sol) explotan como supernova pero dejan un denso objeto compacto: una estrella de neutrones. Las estrellas mayores, en cambio, dejan detrás a un agujero negro. La suposición es que todas son supernovas, sea que dejen un agujero negro o una estrella de neutrones, apunta Kochanek.

“Nuestro punto es que no se tienen bases observacionales para esta suposición - sabemos que algunas explotan, y sabemos que es realmente difícil hacerlas explotar en modelos computacionales - por lo que apuntamos que debemos encontrar si hay agujeros negros formándose sin la dramática firma de una explosión supernova”, añade.

La posibilidad de que existan agujeros negros formados “en silencio”, es decir, que se forman a partir de estrellas masivas que no explotan como supernova fue abordada ya por el astrónomo argentino Félix Mirabel, en 2003, al estudiar la famosa fuente Cygnus X-1.(Axxón cubría entonces la noticia en “Un argentino develó parte del misterio de los agujeros negros“)

Según se puede leer en el resumen del nuevo reporte, el estudio colocaría nuevos límites a la tasa total de colapsos de núcleos, que es crítico para determinar la validez de los modelos de supernova. Además determinaría las propiedades de las progenitoras de estas explosiones, encontraría y caracterizaría un gran número de Cefeidas, variables luminosas azules y binarias eclipsantes y permitiría el descubrimiento de cualquier fenómeno nuevo en la zona de estudio.

Fuente | Ultimas noticias del cosmos


1 comentario:

martinjaramillo dijo...

En un futuro, no muy lejano, sabremos que:
Los agujeros negros no son eternos.
Todos los agujeros negros explotan.
Las explosiones cósmicas hacen parte del proceso cíclico del reciclaje energético: la gravedad concentra masa y las explosiones la dispersan e impulsan los movimientos inerciales y orbitales.
Las explosiones de rayos gama son también consecuencia de las explosiones de agujeros negros.
No existen realidades ni universos paralelos.
La realidad existe independientemente del sujeto-observador.
Las partículas elementales vibran dentro y fuera de los átomos o giran alrededor del núcleo atómico como los electrones, y cuando salen del átomo se desplazan con un movimiento compuesto, que combina de un lado su vibración o giro con su desplazamiento lineal, lo que da como resultado un movimiento ondulatorio, (es como estirar una espiral).
El universo crece a la velocidad de la luz.
La energía materia se reproduce.
La energía se crea y se recicla.
El tiempo es eterno.
El tiempo y el espacio son distintos.
No existen sino tres dimensiones espaciales.
El espacio es infinito, tridimensional e indeformable.
La energía oscura es la materia prima de la materia visible.
No existe la energía oscura.
El universo se expande aceleradamente porque gira sobre si mismo.
La expansión acelerada del Universo deja sin piso las creencias en el Big-bang.
El fondo cósmico de microondas no es el eco del big-bang sino la energía degradada.
El Universo es mucho más grande de lo que siempre se ha creído.
El universo visible por nosotros es solo una parte del universo que emite radiaciones electromagnéticas.
Solo podemos detectar la radiación electromagnética que viene hacia nosotros, ya sea en forma directa o reflejada, y la cual es emitida por la materia conocida y nunca podremos tener información de la emisiones restantes, de las que viajan en sentido contrario, alejándose de nosotros a la velocidad de la luz y que también son universo, pero es esa gran parte del universo, de la que nunca podremos saber nada. Las emisiones electromagnéticas de la materia conocida se irradian tridimensionalmente por el espacio tridimensional e infinito.
No habrá ni muertes térmicas ni desgarres.
La velocidad de la luz no es constante ni en el vacio.
Ver artículo completo:
http://www.articuloz.com/ciencia-articulos/teoria-optimista-sobre-el-universo-1044310.html
martinjaramilloperez@gmail.com

Publicar un comentario en la entrada

Si la entrada te resultó interesante o quieres comentar algo respecto a la noticia, puedes dejar aquí tu comentario

Entradas Relacionadas

 
ir arriba